Ámbitos medioambiental, social y de gobierno corporativo4 minuto(s) de lectura

Centrarse en las oportunidades para superar los obstáculos

Karen Worstell, estratega senior de ciberseguridad en VMware

Muchas de tus mejores experiencias serán las que no esperas. Artista por naturaleza, con curiosidad por la música, el diseño y las artes visuales, mi yo más joven se sorprendería de la carrera que he construido en ciberseguridad. Sin embargo, las artes y las TI no son tan diferentes como uno podría pensar. El éxito en ambos sectores requiere la capacidad de pensar de forma diferente, utilizando el instinto creativo para construir algo brillante. Como mujer joven que se aventuraba en el club de chicos del Silicon Valley de los años 90, protegí ferozmente esta positividad, defendiéndola como mi mayor activo. Hoy, soy una experta en mi campo, diseñando estrategias de seguridad para mantener a salvo la integridad de las empresas mientras son pioneras en sus mercados.

Mi hermano fue quien me introdujo en el sector. Como madre joven, impulsada por la devoción de velar por el futuro de mis hijos, pedí consejo a mi familia sobre mi siguiente paso profesional. Mi hermano, un genio entre los hackers, tenía un camino inmediato para mí: "¡Aprende a programar!". Y así lo hice. Frente a los ojos expectantes de mis hijos pequeños (una imagen conocida para muchas mujeres, estoy segura), el mundo era desalentador, pero también prometedor. Siempre he estado decidida a triunfar. Como muchas mujeres, tengo dudas sobre mí misma y el miedo al fracaso es un peso recurrente sobre mis hombros. Sin embargo, en lugar de permitir que estos obstáculos desmantelaran mis objetivos, ideé un camino a seguir. He aquí algunas de las cosas en las que me centré.

Tener confianza y decir "sí" incluso cuando el camino no está claro

Mi trabajo en Silicon Valley empezó antes de que la ciberseguridad se convirtiera en un campo con renombre propio. Como recién licenciada en informática con estudios especializados en cifrado, me contrataron casi de inmediato. Las competencias en ciberinvestigación e ingeniería eran aún nicho y escasas, y mis conocimientos eran competentes por defecto. Hoy formo parte de un equipo con ojos de lince en el horizonte de la ciberseguridad. Me pongo en contacto con los clientes de VMware para conocer sus prioridades y colaboramos para reforzar sus hojas de ruta de seguridad. Las TI encajan perfectamente con el optimista y el oportunista, porque el trabajo consiste en crear nuevas soluciones y "hacerlo mejor".

Hablo con muchas mujeres jóvenes que esperan tener un plan de carrera claro incluso cuando están empezando. Según mi experiencia, las cosas no funcionan así. Aquí van dos sugerencias: reconoce que todo el mundo se siente desafiado por el camino que tiene por delante, así que los sentimientos de duda son normales. Es fácil pensar que uno es el único que se siente así, pero comprender que es algo universal ayuda a nivelar el terreno de juego. En segundo lugar, tu trayectoria profesional vendrá determinada por las oportunidades a las que digas "sí" y muchas de ellas ocurrirán en un momento y unas circunstancias que no puedes prever ni controlar. Ten confianza en ti misma y sé positiva, y busca todas las oportunidades para crecer.

Guiar a la próxima generación a través del techo de cristal

Las mujeres están ávidas de oportunidades y tienen toda la capacidad para prosperar en la tecnología. Cuando obtuve mi máster en informática, las mujeres representaban el 34% de la mano de obra técnica informática. Las normas sociales patriarcales afectaron a la industria tecnológica y esa cifra cayó en picado, para luego repuntar un poco. Hoy en día, el número de mujeres en puestos de liderazgo en ciberseguridad ronda el 10% y el de mujeres en puestos de informática técnica se acerca al 20%. El cambio se produce lentamente, así que no dependas de él. Encuentra tu camino por encima, alrededor y a través del sistema a pesar de los obstáculos. El paso más importante que puedes dar es conseguir un patrocinador: esa persona influyente en la dirección, un par de niveles por encima del tuyo, que abogará por ti cuando no estés en la sala. Cada oportunidad que recibí fue el resultado de un aliado o un patrocinador y casi todos ellos eran hombres.

Nuestro cerebro está diseñado para darnos más de aquello en lo que centramos nuestra atención. Céntrate en estrategias para sortear un sistema que, de otro modo, podría limitar tus oportunidades. He oído decir que "no puedes ser lo que no puedes ver". Lo rechazo totalmente. Imagina un futuro diferente y prepárate para las nuevas carreras dentro de cinco años que hoy no existen.

Es un cambio positivo que los profesionales más jóvenes no acepten que se les subestime e infravalore. Los millennials y la generación Z están desafiando con fuerza las tradiciones en el lugar de trabajo y me encanta ver ese cambio. Los profesionales de TI deben acoger el cambio con naturalidad. Adaptamos constantemente nuestros modelos de respuesta a las amenazas y estamos inmersos en una batalla en constante evolución contra los actores maliciosos, y esto se reforzará a medida que incorporemos diversidad de pensamiento, ya sea diversidad de género, diversidad cultural o diversidad neuronal. La creación de entornos de trabajo inclusivos que honren el poder de la diferencia contribuirá en gran medida a ayudar a las empresas a contratar, desarrollar y retener el talento técnico que necesitan hoy en día.

Formar parte de las comunidades

El compañerismo es tan importante hoy como lo era cuando yo empezaba mi carrera. Resulta enormemente alentador y solidario colaborar y corresponder mediante el intercambio de información, la creación de redes profesionales y el voluntariado con equipos para facilitar eventos del sector, por citar algunos ejemplos. Date a conocer como una persona que da de sí en la comunidad que elijas, una persona que contribuye activamente a cualquier nivel que sea factible para ti. Se aplican las reglas tácitas de la reciprocidad. Cuando funcionamos como una sociedad y no como un conjunto de individuos, todos salimos ganando.